Las pérdidas internacionales y el serrucho de Brizola en 2018

"La elección de 2018 será parecida a la de 1989." Este es un diagnóstico muy escuchado en los últimos meses. Fragmentación partidaria, exceso de candidatos, figuras exóticas de la TV que compiten y, principalmente, la posibilidad de ascender a la segunda vuelta con un porcentaje relativamente bajo de votos.

Este es un escenario aún no definido. Hay movimientos de todos lados en la articulación de alianzas más amplias, además de existir la posibilidad de reedición de la falsa polarización de las últimas cuatro elecciones, para elegir quién es el mejor gestor de las políticas neoliberales.

A pesar de este marco indefinido, una similitud con 89 será la reaparición cuestión nacional en el centro de los debates. En aquella elección, el candidato que traía en el núcleo de sus propuestas el enfrentamiento de la situación de subdesarrollo y dependencia del país y el enfrentamiento directo con los intereses del imperialismo en Brasil no fue para la segunda vuelta por el 1% de los votos. Hay quien dice que la élite eligió al candidato más fácil de ser derrotado, dando un trato más simpático a su candidatura en las vísperas de la primera vuelta y, después, mirando sus cañones para derrotarlo en el segundo. El hecho es que, un año antes, según documentos liberados por la CIA en 2017, había incluso movimientos en los cuarteles para desencadenar otro golpe militar, en el caso de una victoria del gobierno, Brizola . Ser nacionalista por aquí nunca ha sido fácil. Tiradentes, Getúlio, JK, Jango y Brizola pagaron precios altos por contrariar intereses internos y externos incrustados en el país.

Utilizando su gran capacidad de comunicación con las masas, Brizola resumía, en una expresión simple, cuál era "la causa más profunda de los problemas brasileños" - las famosas pérdidas internacionales . Los grandes medios, cumpliendo su tradicional papel de asesoría de prensa de la embajada de Washington, intentaba, por todos los medios, ridiculizarlo, denunciando el "diagnóstico primario". "Brasil tiene un socio oculto" - respondía el viejo Briza con su acentuado acento de las pampas - complementando con la conclusión que debía aterrorizar a la elite de la presa y sus socios extranjeros: "Hay una complicidad en la vida de ese país para mantener ese modelo económico de naturaleza colonial. Leonel Brizola en el gobierno, va a hacer, desde el primer día, un combate incesante, para derogar ese modelo económico, que no es reformable!

Pero el modelo económico fue reformado. Y como previó el Brizola , profundizó la dependencia de Brasil, empeorando su posición en la división internacional del trabajo. La financiación de la economía ha cambiado los mecanismos y la intensidad de las transferencias de riqueza a los países centrales. Pero, en el contexto de los de los escombros del modelo económico implantado en el período militar, con su proceso de industrialización vía multinacionales, pérdidas internacionales se daban por una serie de estrategias, que se presentan en el libro Globalización versus Desarrollo , del profesor. Adriano Benayon.

Además de la manipulación de los precios realizados por los carteles internacionales, que monopolizaban la producción de determinados bienes, Benayon aborda lo que él llama "precio de las transferencias del comercio exterior". Había un proceso de subfacturación que las empresas transnacionales hacían de sus productos de exportación y de superficie de las importaciones de insumos, que no siempre se utilizaban en la producción. Este sistema, que corroe las cuentas externas del país, se realizaba de diversas maneras, desde el fraude, pura y simple, con la falsificación de los valores de compra y venta, hasta la importación de máquinas y equipos superados de las matrices, que ya habían pagado la inversión inicial producida en el exterior por varios años y siendo "vendidas" a sus subsidiarias instaladas en los países periféricos. Estos valores, que entraban como inversión extranjera en el país, en realidad no incrementaban la producción de forma significativa, por el desfase del equipo, y no representaban inversión de hecho, ya que los costos de la importación se pagan en dólares a la matriz, a veces con subsidios del Estado brasileño.

La asistencia técnica era otro mecanismo de transferencia de valor. La empresa subsidiaria contrataba técnicos extranjeros de la matriz y sobrefactaba más ese gasto, ofreciendo un servicio cuyo precio definía. Las consultorías ofrecidas por la matriz, para organizar la producción y hacer estudios de mercado, seguían el mismo esquema de remuneración.

También había formas indirectas de transferencia de riqueza al exterior, como por ejemplo la destrucción de la marina mercante brasileña, que obligó a las empresas nacionales a contratar el flete en el exterior, las operaciones financieras o de cambio, no siempre necesarias y hechas en bancos pertenecientes, o al servicio de las matrices y la quiebra del monopolio del sistema de seguros y reaseguros que lleva a la contratación de empresas extranjeras para prestar ese servicio y evita otra parte de la riqueza producida en el país. Este era el "marco complejo" de las pérdidas internacionales de la economía brasileña que tanto el Brizola Denunció.

Todos estos mecanismos permitían burlar la tributación sobre la transferencia de beneficios, ya que se registran como gastos, o sea, son abatidos de los beneficios de las transnacionales. Por eso, era común también haber "préstamos" de las matrices a sus subsidiarias. De este modo, parte de lo que podría ser sometido a imposición, volvía a la matriz como intereses de tales préstamos exentos de impuestos.

Fue la transferencia de ese beneficio final, después del abatimiento de esos diversos "gastos", que el presidente João Goulart intentó tributar con la ley 4.131, de 3 de diciembre de 1962, para hacer con que parte de la riqueza producida aquí en el propio país. El resultado nosotros sabemos: fue acusado de comunista y depuesto, siguiendo el guión trazado por el imperialismo en América latina, con el apoyo abierto de las oligarquías locales, haciendo que esa inversión extranjera directa desregulada fuente de descapitalización del país y, no, al contrario. Fue lo que colapsó la economía del régimen militar y dejó una cuenta a pagar que no se ha cerrado hasta hoy.

Pasados ​​casi 30 años de la promesa del Brizola de "llegar allí con un serrucho en la mano para aserrar una pierna del modelo económico", el cuadro general de las pérdidas internacionales asumió nuevas formas con la finalización de la economía. El proceso de desindustrialización e internacionalización de la economía que ocurrió en el país ciertamente asustaría al más pesimista de los brasileños en 89. La erosión de las cuentas externas y la situación de desempleo crónico que la reprimarización de la economía viene causando exigen la vuelta de las " pérdidas internacionales "Al debate político en 2018.

A globalização da economia “modernizou” o sistema e trouxe algumas praticidades. Hoje é bem mais simples esfolar os países periféricos. Todos esses trabalhosos mecanismos de transferência de riqueza ficaram obsoletos, apesar de ainda serem usados. O grosso da rapinagem estrangeira hoje se dá pelo sistema financeiro, via agiotagem oficial, com os juros de uma dívida pública que explodiu de 1994 para cá. A transferência agora é direta do Estado para os agiotas. São as perdas internacionais 2.0! É a atualização dos mecanismos de espoliação que faz o lema pedetista “Brizola vive!” se tornar muito mais que uma homenagem ao seu líder nos dias de hoje. Brizola vive, pois as tragédias do subdesenvolvimento e da dependência brasileira que ele viu (e combateu) continuam mais vivas que nunca.
 

Deja una respuesta

12 + catorze =