En el año pasado, Ciro Gomes movilizó a la juventud brasileña

Durante un período de tantos retrocesos vividos en el país, todavía ha sido común escuchar a quien comenta sobre la "apatía del brasileño, especialmente de los jóvenes", que recorrerá caminos más difíciles como ciudadanos tras tantas oportunidades retiradas (de estudio, de trabajo y de creencia en política, entre varias otras). Pero, tal vez deberíamos dudar de esta aparente "apatía de los jóvenes": si no los vemos en las calles en manifestaciones, eso no quiere decir que no estén buscando nuevos espacios de resistencia o nuevos debates y alternativas para el país

A pesar de lo que intenta silenciar a los grandes medios (y, desgraciadamente, parte de los medios progresistas del país), en 2017, Ciro Gomez ha logrado movilizar de modo importante la juventud, y su disposición a estar presente en debates y en dialogar ha sido valorada por el país afuera. Sólo en ese período, Ciro estuvo en las universidades brasileñas (en algunas de ellas, estuvo más de una vez) de las diversas regiones del país, a invitación de los propios estudiantes la mayoría de las veces.

Se realizaron eventos organizados como mesas redondas y conferencias, en los que fue posible exponer una visión de país y la necesidad de un proyecto nacional nuevo (una especie de diagnóstico y también de pronóstico para la situación que el Estado vive hoy). La participación de Ciro involucró también el diálogo directo con los jóvenes y todos los presentes, en preguntas siempre contestadas por él. Son eventos con cerca de 2 h, en que Ciro expone, argumenta, propone y, como resultado, moviliza a los presentes en torno a sus ideas. En todo, podemos suponer que fueron al menos 8 horas de conversaciones públicas por semana, algo que muy pocos dirigentes políticos están dispuestos a hacer, principalmente hoy en día, en que los discursos en las redes sociales no van más allá de 2 minutos o de vídeos previamente grabados y entrenados por los políticos.

La participación de Ciro y su disposición a dialogar con los jóvenes

impresionan, eso fue notable en 2017 y ciertamente rendirá buenos frutos este año. Los auditores llenos, las colas para entrar, las personas que asistían sentadas en escaleras o incluso en el suelo fueron escenas comunes a lo largo de ese tiempo.

Lo que otros líderes políticos ven como "un riesgo" o un tipo de inserción que podría exponer sus defectos y dificultades para un público crítico, Ciro hizo como parte necesaria del recorrido de alguien que realmente se dispone a crear una " corriente de opinión en Brasil : hablar y movilizar a la juventud brasileña.

Por la baja representatividad de la población en la enseñanza superior, sabemos que haber estado presente en el espacio universitario no basta para decir que Ciro ha movilizado a toda la juventud brasileña. Pero el hecho es que muchas personas que no estuvieron en vivo en los eventos también accedieron a los videos y registros de charlas con Ciro por Internet, los datos de búsquedas por políticos en internet muestran ese creciente interés por él.

La movilización de la juventud brasileña en torno a los acontecimientos y las ideas de un liderazgo político debe ser reconocida. Ciro logra eso porque dialoga con franqueza, pasión, indignación y esperanza, la misma vibración de los jóvenes brasileños actualmente - sin apatía. En octubre pasado, cuando estuvo en la inauguración del Memorial Luiz Carlos Prestes (RS), al comentar el ejemplo dejado por el "Caballero de la Esperanza", Ciro dejó un importante cuestionamiento: "Y tú, joven brasileño de hoy, ¿qué va a hacer para mañana ser recordado como Prestes?"

 

Deja una respuesta

doze − um =